Victoria Ocampo

No 15

Victoria Ocampo 

“las personas con respeto por sí mismas exhiben cierta dureza, una especie de descaro moral; lucen lo que alguna vez se llamó carácter
Joan Didion, "On self-respect"
A Victoria Ocampo la habían educado para ser una dama de sociedad; pero ese destino de objeto, “y poco importa que colocaran el objeto sobre un altar, cosa que facilitaba la vigilancia” (Ocampo, 1954), la desquiciaba. De modo que lo aniquiló. Fue una descarriada que se apropió de sus adornos (lenguas extranjeras, viajes, literatura, fortuna material) y los subvirtió en instrumentos de producción (Sarlo, 1988). Fundó la revista y editorial Sur y desde ahí, difundió una biblioteca formidable de literatura americana — “americana” del continente entero, de Sur a Norte — y europea.
 
Las reducciones de su figura a la de “una niña mimada que se dedica a las letras como podría dedicarse a coleccionar estampillas” (Victoria, 1934) son perezas. Sur fue el proyecto cultural más longevo y relevante de Latinoamérica, y la obra de Ocampo tiene un carácter personalísimo y voraz, absolutamente embriagador. Ensayos, conferencias, traducciones, testimonios y autobiografías conforman un cuerpo híbrido hilvanado por una primera persona incontenible que elige, enfoca, dice me gusta y no me gusta.

 

En 1953, Victoria estuvo presa durante veintiséis días. Allí vistió un delantal cuadrillé que luego, quiso comprar. Se lo impidieron, era propiedad del Estado. Lo que sí pudo hacer fue arrancarle la cinta que llevaba su nombre bordado en hilo verde: sería uno de sus recuerdos más queridos. El reclamo de lo que le pertenece y sobre todo, la apropiación de su nombre, condensado en esa minucia, es crucial. El gesto vital de Victoria, y sobre el que se sostendrían todas sus intervenciones culturales, es apropiarse de su voz y atreverse a firmar sus ideas con su nombre. Una señorita que “tuvo el valor de ser un individuo” (Borges, 1979) y se salió con la suya.

 

 


— Autobiografía (escrita entre 1952 y 1953, publicada póstumamente en seis tomos entre 1979 y 1984) y Testimonios (diez tomos publicados entre 1935 y 1977). 

 

 


FOTOGRAFÍA: UKI ESPONA
Victoria Ocampo
Regresar al blog